APRENDE A UTILIZAR TU POTENCIAL

Necesidad imperiosa. Emoción intensa. Inclinación viva. Amor violento. Así describe el diccionario una de las grandes palabras del emprendedor: la pasión. Este ingrediente sin el cual ningún proyecto tiene sentido. “Hacer realidad los sueños” es una de las máximas palabras de los gigantes empresariales. Sin duda los sueños y las pasiones se entrecruzan en toda mente emprendedora.
Apasionante todavía más por el proyecto vital de emprender, motiva a tu equipo y aprende a superar los obstáculos para hacer realidad tu sueño en este apartado de bizbarcelona.

Bizbarcelona una de las grandes oportunidades en la cual muchos empresarios tenemos para saber las grandes falencias y las cosas que nos pueden ayudar a crecer.

Les haré un breve relato de mi experiencia  a continuación.

Mikah de Waart – Autohipnosis para el éxito. Aprende a utilizar todo tu potencial

0-cie-210910-170-caratula.jpg

Emprendedor de éxito empresarial el cual nos relata de la importancia que se debe tener al como se debe sentir el empresario para alcanzar los objetivos planteados por los empresarios, nos invita a vivir con 7 premisas para el cambio de vida y es aplicable para todos los ámbitos tanto familiar, empresarial y personal.

Una conferencia que te conecta y te inspira a la hora de tomar decisiones con técnicas para aplicar en el día a día.

:

 

Diseñando el éxito

0-cie-210910-170-caratulaComo autónomo o emprendedor tu éxito empresarial está vinculado a cómo te sientes. Esta es una invitación a vivir más desde tu corazón, ser más feliz y a usar todo tu potencial. Aprende a conectar con tu fuente y tu luz en vez de dejarte guiar por tu sombra. Conferencia inspiradora y divertida con técnicas para aplicar en tu día a día.

Una de las conferencias con las que se inició el Bizbarcelona el 1 de junio, fue la esperada “Autohipnosis para el éxito”, a cargo de Mikah de Waart.

Con una sala abarrotada, Mikah desgranó las claves que tradicionalmente se han defendido como factores de éxito: la competitividad, la productividad, el esfuerzo, para desmontat después estos mitos.

Con su particular estilo narrativo, con sus preguntas abiertas y que invitaban a la reflexión personal, y con un sentido del humor y comunicación no verbal envidiables, Mikah nos invitó a pensar en las distintas y subjetivas definiciones de éxito, para que cada asistente diseñara su propia estrategia.

Ya hace unos días escribí acerca del poder del pensamiento y el poder de nuestro subconsciente a la hora de alcanzar nuestros objetivos. No se trata solo de desear nuestros objetivos, ni siquiera de visualizarlos…sino de virtualizarlos.

Queda claro que el camino de la felicidad personal y del éxito no son un camino, son un estado. La felicidad es (o así tendría que considerarse por cada uno de nosotros), como algo ajeno a las circunstáncias positivas o negativas que nos afectan en la vida.

Mikah nos puso como ejemplo a un amigo que se hizo hacer un traje sin bolsillos, para autorecordarse que de esta vida no se iba a llevar nada una vez que la dejara. Por tanto, el ser humano es en si mismo valioso, sin necesidad de ser valorado por lo que tiene o lo que dice.

Bajo mi punto de vista con un exceso de espiritualidad religiosa, pero no carente de sentido, describió una oración de San Francisco de Asís, para ejemplificar que los objetivos y deseos deben ser formulados, situando como principal protagonista causal del éxito a la propia persona. El empoderamiento individual es el principal artífice de la consecución del éxito, y para ello, la racionalidad y los pensamientos limitantes deben dejar paso a la intuición, a la creatividad, al inconsciente como mejor manera de virtualizar la consecución de tus objetivos, soñarlos, experimentarlos como si ya los hubieras logrado, y hacer ese ejercicio en un momento de máxima relajación fisica y mental, como por ejemplo antes de dormir.

Las casualidades no existen, la causalidad si, y nosotros somos los artífices de nuestro propio destino.

Excelente conferencia la de Mikah para iniciar el salón del emprendedor de Barcelona.

Baltasar Santos